Educación y buenas maneras II

Etiqueta en la calle

buenos-modales-ii_disuclpas.png

Debemos pedir disculpas si hemos molestado a los demás.

La más elemental cortesía prescribe unas amables palabras de excusa cuando, por la razón que fuere, hemos molestado a los demás.

Cada día crece el número de personas que piden dinero en la calle, algunos de forma pacífica y otros, de modo agresivo. Nuestra decisión debe permanecer a la hora de negarse a dar o no, pero en todo caso no debemos insultar ni maltratar a dichas personas, ni tratar de darles en ese momento una clase magistral de buenos modales.

Si nos detienen en la calle para hacernos una “encuesta” se puede proceder de igual manera, es decir, cortésmente y no dejarles con la palabra en la boca. Recuerda que ellos están realizando un trabajo y esperan ser tratados con una mínima cortesía.

buenos-modales-ii_caballero

Normalmente el hombre va caminando por el lado de la acera que limita la calle. Tiene su origen: el caballero protegía a las damas de un posible accidente dada la proximidad con el movimiento de “carruajes” o “coches”. Actualmente, esa norma social no es válida en su totalidad, pues es tal el número de peatones, que es un imposible mantener ese orden. Cuando una pareja va sin muchas personas alrededor, sí vale tal código social.

Es imprudente caminar fumando por la acera. Mejor disfrute de su cigarrillo en un sitio donde no moleste ni provoque un incendio.

Los buenos modales en cuanto a abrirle las puertas y cederle el paso a las damas siguen vigentes y no hay dama que no aprecie este gesto.

Encuentros fortuitos:

buenos-modales-ii_saludo.jpg

Considera si es prudente interrumpir.

Si en un lugar público nos encontramos con un amigo que se halla en compañía de otra u otras personas, antes de precipitarnos, irreflexivamente a saludarle, consideremos si nuestra presencia será bien recibida. Puede que acercándonos interrumpamos una reunión importante o una conversación trascendente. A poco que intuyamos que nuestra presencia puede ser molesta, será preferible mantenernos a la espera de su reacción, que sea él quien marque la pauta de lo que debemos hacer.

La relajación de las normas de cortesía trae muchas veces consigo una mayor dificultad en el comportamiento social porque deja a la libre decisión de cada uno la forma en que debe actuar. Así sucede, por ejemplo, con el besar la mano a las señoras como forma de saludo. Hay quien opina que esto ya no se hace. Pero no es exacto. Hoy día puede pasar perfectamente con un apretón de manos, pero puede suceder también que se encuentre en una recepción oficial. Solo se besa la mano en locales cerrados, nunca en la calle. Tampoco se besa la mano de nadie a través de una mesa. Asimismo no es de buen gusto establecer diferencias, besando una mano sí y otras no. Lo cual no impide que, en una reunión, puedas besar la mano de la anfitriona sin tener que hacer lo mismo con las de las restantes invitadas.

En general, en el beso en la mano a la mujer hoy día se ha convertido en un estrechón de mano (eso sí, mucho menos enérgico que si se trata de estrechar la mano de un hombre).

Descubrirse o no:

buenos-modales-ii_sombrero.jpg

El mimetismo creciente con los hábitos y estéticas norteamericanos, por desgracia cada vez más abundante, ha implantado la omnipresentes gorras de beisbol que de los niños han pasado a los mayores no sólo en el ámbito deportivo, sino para cualquier momento del fin de semana. Hay, incluso, quien considera que su descanso semanal empieza cuando se encaja su gorra de llamativos colores.

¿Se debe uno descubrir cuando entra en espacios públicos antes citados? No necesariamente.

Siempre que el lugar sea amplio, como en unas galerías comerciales, no debe hacerse hasta el preciso instante  en que entramos en un recinto más pequeño como puede ser una tienda o una cafetería.

Naturalmente, estemos donde estemos, así sea un estacionamiento público o en plena calle, nos descubriremos cuando se trate de saludar o detenerse a hablar con una persona (en el caso de amistades muy cercanas puede llegar a obviarse). También si el encuentroes momentáneo, en vez de descubrirse, se puede suplir llevándose la mano a la visera de la gorra durante un instante, haciendo ademán de quitársela.

Será también obligatorio descubrirse a la hora de sentarse a comer en el interior de un restaurante o cafetería, reservándose el uso de la visera para las terrazas, si pega muy fuerte el sol.

¿Cuál es el significado de “sabiduría”?

significado-de-sabiduria-04.png

Saber como tratar con las cosas, ese es el primer sentido de “sabiduría”.

Esta palabra no quiere decir estrictamente conocimiento, sino más bien cierta familiaridad con las cosas. Saber cómo tratar con las cosas, ese es el primer sentido de “sabiduría“. Necesitamos volver a este género de fraterna intuición.

También pudiera llamarle una búsqueda, una persecución del conocimiento, pero de un conocimiento que no se reduce a la comprensión intelectual. La meta de la filosofía pudiera ser algo parecido a lo que ha llamado Alexander “co-presencia de las cosas“.

Revolución de las ideas

mujer sosteniendo una cartulina

El hecho de permanecer igual también puede ser un signo de revolución en nuestras ideas.

Para que exista una revolución de ideas, debemos considerar cada uno de nosotros el hecho del cambio, incluso el hecho de permanecer igual también puede ser un signo de revolución en nuestras ideas.

¿En qué condiciones se puede decir que un acto es bueno o malo? Tiene que haber algunas reglas éticas independientes a la persona.

En filosofía dicen que las ideas tienen tres orígenes, la matemática, la ética y el arte, ¿cuál es la más fundamental? Eso no es lo relevante, porque las tres son actividades humanas, las tres son admirables, son el origen de las ideas, que es una especie de metáfora que expresa la estructura del mundo en términos de tales actividades.

Idea: la esencia de las cosas.

blog_sabiduria-vista.jpg

El sentido de la vista ha dominado la especulación filosófica.

Es cierto que el sentido de la vista ha dominado la especulación filosófica. El hombre procede del hombre. Ya no es la idea quien lo engendra; es el hombre individual, o mejor, es la forma encarnada lo que engendra al hombre individual. Además, la Lógica, o más exactamente la Gramática, nos enseña, según Aristóteles, que en un proposición hay siempre un sujeto y un atributo.

Hasta aquí hemos considerado ciertos rasgos de la especulación filosófica que han permanecido sin cambiar hasta el presente: la importancia de la matemática, de la ética y el arte; el predominio del sentido de la vista; y la influencia de la gramática y de determinada concepción de la herencia biológica.

La filosofía moderna tiende a concebir el alma, en algún sentido, como la fuente de las ideas.

Cuando lo infinito se finito

blog_sabiduria-infinito.jpg

El Ser perfecto infinito (Dios).

El instante en que lo infinito se hizo finito, al encarnarse Dios mismo entre los hombres. En relación a este instante cobra cada cosa su significación.

Si queremos ver en su totalidad el mundo tal como lo conciben los más de los pensadores del período moderno, veremos primero a Dios -a quien llaman lo infinito- en la cima, luego la finitud de la cantidad y de las ideas claras y distintas y por último lo indefinido de las cualidades en el fondo.

Según Descartes, hay una jerarquía de seres, que va desde el Ser perfecto, infinito (Dios) hasta nuestros seres finitos, imperfectos.

Pudiéramos haber llegado a las mismas conclusiones empezando por una meditación sobre el sentido del término filosofía. Este termino significa, según se admite generalmente, el amor a la sabiduría. Si consideramos lo que estas palabras, “amor” y “sabiduría“, quieren decir realmente, y si llevamos nuestras reflexiones suficientemente lejos, seríamos arrastrados muy lejos en verdad -hasta por el fin del mundo, y más lejos aún. Pues, primero, por esta misma palabra “filosofía” podemos ver que cabe sentir amor no sólo por personas; y también hay cosas amadas, pues que se habla de amar la sabiduría. Verdad es que los grandes poetas han visto la sabiduría bajo la forma de ciertas personas; así, se ha controvertido mucho lo que Dante entendía por Beatriz. Oímos a veces que por ella entendía teología.

blog_sabiduria-amor.jpg

Decía Platón que el amor es el hijo de la pobreza y de la abundancia.

Podemos encontrar en Platón algo tocante a la definición del amor, y es cosa de particular interés para nosotros, ya que Platón estaba muy cercano a aquel punto de la historia del pensamiento en que se dió al término filosofía su significado. El amor, dice, es el hijo de la pobreza y de la abundancia. Hay algo de necesidad en el amor, y la necesidad está muy cerca de la pobreza; y hay una suerte de plenitud, y la plenitud está muy cercana a la riqueza.

¿Qué se entiende por “sabiduría“? Heideger ha llamado nuestra atención sobre el hecho de que esta palabra no quiere decir estrictamente conocimiento, sino más bien cierta familiaridad con las cosas. Saber como tratar las cosas -tal es el primer sentido de “sabiduría“. Quizá necesitamos volver a este género de fraterna intuición; quiza el hombre se ha alejado demasiado de la naturaleza.

Es esencialmente una búsqueda, una persecución del conocimiento, pero de un conocimiento que no es forzoso reducir a la comprensión intelectual. La meta de la filosofía pudiera ser algo más parecido a lo que ha llamado Alexanderco-presencia de las cosas“, Whiteheadprehensión” y Heideggerser en el mundo“.

 

Creatividad (parte 2)

Cuando se trata de inspiración creativa, las aptitudes laborales y la jerarquía no tienen sentido.

rompecabezas con una pieza faltante

Piensa fuera de la caja.

 

Un principio fundamental: la comunicación sin interrupción es la clave, con independencia de las posiciones o niveles.

La esencia de la gestión: por lo general las decisiones se toman por una buena razón, que a su vez propicia otras decisiones. De manera que cuando surgen los problemas, y siempre surge alguno, para desenmarañarlos no basta con corregir el error original. En numerosas ocasiones encontrar una solución es un esfuerzo que requiere muchos pasos.

Se Deben descubrir formas de comprobar qué es lo que funciona y lo que no, lo cual es mucho más sencillo de decir que hacer. Hace varios años, Einstein se atrevió a transformar nuestra manera de pensar. Resolvió los mayores enigmas y, al hacerlo, cambió nuestro modo de ver la realidad. Esto tiene mucho que ver con la creatividad.

disney.jpg

Cenicienta, Peter Pan y La dama y el vagabundo.

Caso de éxito

Entre 1950 y 1955, Disney produjo tres películas que actualmente consideramos clásicas: Cenicienta, Peter Pan y La dama y el vagabundo. Más de medio siglo después todos recordamos el zapato de cristal, el País de Nunca Jamás y la escena en la que la cocker spaniel y el perro vagabundo sorben espaguetis. Pero poca gente captó la sofisticación técnica de esas películas. Los animadores de Disney estaban a la vanguardia de la tecnología aplicada; en lugar de limitarse a emplear los métodos existentes se inventaban los suyos propios. Cada vez que había un avance tecnológico, Disney lo incorporaba a su plan de trabajo y después hablaba de él de una forma que ponía énfasis en la relación entre tecnología y arte.

¿Qué es lo que define un excelente trabajo creativo?

Lo que define un excelente trabajo creativo es cuando el personaje creado haga sentir que es un ser racional. Ya sea un juguete, un perro o una lámpara de mesa, si los espectadores no solo perciben movimientos sino también intención -o por decirlo de otra manera, emoción– significa que el profesional ha hecho bien su trabajo. Ya no son únicamente ideas sobre un papel; el personaje es una entidad viva y sensible.

equipo.jpg

La tensión entre la aportación creativa de una persona y el rendimiento de un grupo es una dinámica que existe en todos los entornos creativos.

¿Cómo manejar un equipo creativo?

Cuando se tienen personas inteligentes y creativas en una serie de campos, se debe trabajar bajo el inquebrantable principio de que los profesionales intentarán hacer lo correcto; dirigirlos en exceso es contraproducente. Los líderes no deben juzgar el trabajo de los profesionales por encima de su hombro en los proyectos que ellos financían. Deben limitarse a confiar en que innovarán.

Se debe ser creativo no solo técnicamente, sino también en las maneras que se tienen para trabajar juntos.

 

Educación y buenas maneras

Trata a los demás como te gustaría ser tratado

Lo que no podemos permitir es que, inmersos en una sociedad de consumo, donde predomina cierto pragmatismo que hace al hombre egoísta, perezoso y en cierto modo agresivo, se destruyan las buenas costumbres con el pretexto de estar al día.

Los modales cambian, pero la necesidad de un cierto comportamiento digno sigue siendo la misma. Sin buenos modales la vida acaba por convertirse en un caos y los seres humanos no pueden soportarse los unos a los otros.

Conocer las reglas de buena educación nos produce una sensación interior de bienestar personal y nos hace sentir a gusto con los demás y a los demás les gusta estar con nosotros. “Trata a los demás como quieres que ellos te traten a ti”.

buenos-modales-01

 

Donde hay educación, no hay distinción de clases… Confucio.

El protocolo diario

Cada día el mundo parece tornarse más áspero e inhumano. Muchas veces entramos a una oficina y damos los “buenos días” sin que nadie se moleste en contestarnos. Otras, prestas un servicio a alguien y no solo no escuchas “gracias” sino que no recibes tampoco una sonrisa. Es como si las personas salieran tan presionadas desde sus hogares por el cúmulo de cosas que deben realizar durante el día, que están de antemano cansadas y malhumoradas.

Las primeras referencias que se tienen de este proceder se vinculaba a la actitud y maneras de comportarse alrededor de una mesa. Ya a finales de la Edad Media la educación es materia de enseñanza desde la infancia y será el auge de las cortas reales cuando nace el término “cortesía”.

La sencillez se transmite en aquella persona que nunca intenta sobresalir por encima de los demás y que está dispuesta a reconocer los valores que tienen otros.

buenos-modales-02.jpg

La discreción es parte esencial en la calidad de la convivencia, evita la impertinencia, el abuso y es el pilar de una buena amistad.

La exteriorización de los sentimientos es algo inevitable en la interacción entre las personas, pero la forma de demostrarlos transparentan claramente el dominio de si mismo. Los gritos cuando vemos una película en el cine, la carcajada estruendosa, la cólera ante una situación injusta e incluso el morderse las uñas, denotan una falta de control.

¡Cuantas veces nos hemos encontrado con personas que parecen saber de todo, opinando sobre cualquier materia aunque no tengan ni idea! Esta actitud además de la falta de sencillez anteriormente mencionada, lleva a meteduras de pata y equivocaciones. Pero también sería de muy mal gusto que la persona que escucha contestara cortantemente, se dejara llevar por la soberbia y diera una clase magistral al “sabelotodo” para demostrarle su ignorancia. Es la elegancia traducida en prudencia -no gesticulando de manera impertinente-, en serenidad -conteniendo el comentario cortante- y por último, dejar pasar por alto la opinión mal dada, haciendo uso de la comprensión.

Dos puntos importantes a destacar son la amabilidad y cordialidad referentes de una buena educación, ya que una sonrisa es uno de los gestos mejor recibidos por las personas.

buenos-modales-03.jpg

Por último, no hay que olvidar la puntualidad. Quien espera podría utilizar su tiempo en otra cosa y no en mirar el reloj contando los minutos de nuestro retraso.

La cortesía se demuestra en situaciones habituales:

  • Colocarse a la derecha de quien porta el paraguas, ya que si nos situamos a su izquierda tendrá que estirar el brazo para taparnos (con personas diestras).
  • No robar el estacionamiento a quien está esperando, ceder el asiento a ancianos o mujeres embarazadas.
  • Presentar a cada uno de nuestros invitados si somos el anfitrión de una fiesta con pocos invitados.
  • Responder siempre a las invitaciones con tiempo suficiente para no perjudicar a la persona que nos invita.
  • Al despedirse o saludar a alguien, si se está fumando, reposar el cigarro en el cenicero más cercano o apagarlo.
  • Esperar al vecino que viene corriendo hacia el ascensor.
  • Quitarse los guantes y las gafas de sol al saludar a alguien.

Si se profundiza en lo anteriormente expuesto, veremos que al contemplar este tipo de reglas en nuestras vidas conseguiremos hacer nuestro mundo más agradable.

buenos-modales-04.jpg

La deficiencia en la educación

Los buenos modales y las buenas costumbres se aprenden desde pequeños y es nuestro hogar en donde se nos deben brindar las bases de nuestra formación como buenos ciudadanos.

El retorno del bueno comportamiento humano es el único camino para que la vida se desarrolle con respeto y solidaridad.

Hace años en la escuela primaria existía una asignatura llamada “civismo” que fue eliminada de los programas académicos, justamente cuando estamos asistiendo al aumento de la violencia entre la juventud estudiantil. De esta manera se manifiesta la carencia de buenos modales, junto con la desintegración familiar y la falta de ejemplo por parte de algunos padres y algunos dirigentes.

Que aprendamos el valor de las palabras tan sencillas, como: “permiso, perdón, y gracias” no nos perjudica en nada; por el contrario; dejan en alto nuestra buena educación.

Hábitos que son de mal gusto

  • Chuparse o morderse un mechón de pelo.
  • Morderse las uñas.
  • Sentarse con las piernas separadas o con las piernas cruzadas o torcidas de manera poco convencional.
  • Masticar chicle.
  • Fumar sin haber pedido permiso a los presentes.
  • Tener un cigarrillo en los labios mientras se habla.
  • Hacer que los demás se sientan culpables o incómodos mientras comen algún delicioso postre solamente porque usted debe abstenerse debido alguna dieta.
  • Rascarse o pellizcarse la cara.
  • Cometer la indiscreción de hacerle una pregunta íntima a alguien en voz alta.
  • Aplicarse maquillaje o peinarse en la mesa de comer.
  • Usar rulos en el cabello estando en público.
  • Llevar uñas partidas o maltratadas, o peor aún, sucias.
  • Hablar demasiado o en detalle de excentricidades personales: operaciones, enfermedades, neurosis, alergias o accidentes.
  • Introducir pedazos de comida demasiado grandes en la boca.

La urbanidad necesita a cada paso el ejercicio de una gran virtud, que es la paciencia.

Para llegar a ser verdaderamente cultos y corteses no nos basta conocer simplemente los preceptos de la moral y de la urbanidad; es además indispensable que vivamos con la firma intención de acomodar a ellos nuestra conducta.

Imágenes: Pixabay y Freepik

Creatividad (parte 1)

He tenido la fortuna en trabajar para empresas donde sus edificios son bonitos ó están ubicados en colonias de alta plusvalía. Este hecho fomenta el interés en las personas por conocer las actividades de la empresa, probablemente contratar sus servicios ó trabajar para ellos. Lo que muy poca gente percibe es que la idea unificadora en estos edificios no es el lujo sino el espíritu de comunidad.

pixar-lobby

Lo que hace especial a una organización es la aceptación de que siempre van a tener problemas, muchos de ellos ocultos; que trabajan duro para sacar a la luz esos problemas, incluso si ellos les hace sentir incómodos; y que, si topan con un problema, encauzan todas sus energías hacia su resolución.

Si hacemos algo que a nosotros nos guste ver, otros también querrán verlo.

Otra cuestión importante a tener en cuenta es el dinero. Una simple forma de medir una empresa floreciente y por lo general no la más significativa. Lo más gratificante debe ser lo que la gente es capaz de crear en comunión.

Education concept. Students studying and brainstorming campus co

¿Cuál es el papel de los líderes?

No se trata de crear una empresa de éxito sino una cultura creativa sostenible. Hay que evitar centrar la atención únicamente en la resolución de problemas técnicos a comprometerse con la filosofía de una gestión con fundamento.

Todo el mundo tiene el potencial de ser creativo, cualquiera que sea la forma que adopte esa creatividad, estimular tal desarrollo es algo noble.

Los líderes reconocen y reservan un espacio para lo que desconocen, no solo porque la humildad es una virtud, sino porque los avances más notables no se producen hasta que no se adopta esa mentalidad. Pienso que los directivos deben relajar los controles, no endurecerlos. Deben aceptar el riesgo; deben confiar en las personas con las que trabajan y esforzarse por despejarles el camino; y deben prestar siempre atención y hacer frente a todo aquello que produzca miedo. Por encima de todo, los líderes de éxito deben asumir la realidad de que sus modelos pueden estar equivocados o ser incompletos.

Solo cuando admitimos lo que desconocemos podemos confiar en apreciarlo.

¿Qué hay aquí?

El objetivo principal no es de inventar una nueva tendencia a seguir, tiene más que ver con descubrir la parte humana y racional de cada persona. Por lo anterior mencionado es importante compartir las ideas, opiniones y sugerencias de usted. Está cordialmente invitado y siéntase en confianza de compartir con nosotros.

Creo muy importante aclarar que no soy psicólogo, pastor, doctor ó alguien experto en esto. Soy un ser humano de 36 años que siente profundo respeto y admiración por cualquier tema que me ayude a encontrar paz. Esta es la razón por la que me gusta estudiar todo lo que pueda al respecto.

 

Si tiene alguna sugerencia lo tomaré en cuenta para desarrollar el contenido, emitir mi opinión, compartirla y espero puedan hacerlo ustedes también. Estoy seguro que algo bueno obtendremos al respecto.

Agradezco su atención y a la brevedad publicaré el primer tema.